Decorar a través de las emociones

Decorar a través de las emociones

Nuestro hogar suele ser un reflejo de nuestra personalidad. Los muebles escogidos, los complementos, la distribución o los colores dicen mucho de los habitantes de una casa. Al igual que nuestra forma de ser influye en nuestra vivienda, la decoración de nuestro hogar también nos condiciona a nosotros. En eso se basa la decoración emocional: en ambientar de manera que los espacios nos transmitan sensaciones y nos hagan sentir bien.

El término decoración emocional surgió en el año 2005 acuñado por la interiorista inglesa Ilse Crawford. Más que una tendencia, decorar de forma sensorial es una nueva manera de entender la decoración que pone en valor la importancia que tiene el hogar en las personas. El objetivo de este tipo de decoración es transformar una casa en un verdadero hogar, es decir, pasar de una simple edificación donde habitar a un espacio personal, más cálido, humano e incluso espiritual. La decoración emocional nace como oposición a aquellos estilos que basan su decoración en elementos creados en serie y rechaza cualquier forma de decorar basada exclusivamente en tendencias de diseño o en la demostración de un estatus social. La clave es decorar para que tu hogar transmita buenas vibraciones y emociones positivas que te ayuden a relajarte y a crear un ambiente cómodo y agradable.

Una decoración sencilla, sin ostentaciones, es una buena base para empezar a crear estancias que transmitan emociones. Buscar la funcionalidad y no sobrecargar los espacios con muchos objetos evitará las sensaciones de estrés. La elección de colores es fundamental en este tipo de decoración: los colores claros y suaves aportan mayor calma y quietud, mientras que los más llamativos y potentes dan energía. Lo natural también es importante a la hora de transmitir emociones; incluir plantas, texturas y materiales naturales en nuestro hogar proporciona tranquilidad y relax.

Para dotar a tu vivienda de tu toque más personal, apuesta por decorar con objetos hechos por ti mismo o con accesorios que te traigan buenos recuerdos, como fotografías o algún objeto que te hayas traído de tus viajes. Por último, elige formas curvas y redondeadas en muebles y complementos para dar mayor sensación de confort y ten en cuenta el poder de la iluminación para crear rincones que te inspiren.

All comments

Leave a Reply