Pon orden en tu desorden

Pon orden en tu desorden

Tener tu casa o zona de trabajo ordenada y limpia es una de las sensaciones más reconfortantes que hay. El orden favorece la armonía y la relajación, mejora nuestro rendimiento y eficacia y genera una gran sensación de bienestar con nosotros mismos. Esto es así porque a nuestra mente le resulta agradable encontrar patrones, estructuras o normas que se repiten, generándonos esa sensación de satisfacción cuando todo está ordenado. De hecho, ordenar un espacio también ordena tu mente: un cambio externo es frecuentemente el primer paso para conseguir un cambio interno. El entorno físico en el que pasamos nuestro tiempo influye directamente en nosotros y en nuestros pensamientos y emociones.

orden decoracion

Para hacer frente a ese caos llamado desorden, puedes empezar por el almacenaje. Es importante que tengas espacio suficiente para guardar todas tus cosas y que cada objeto tenga un sitio propio. Si cada vez que termines de utilizar algo lo devuelves a su lugar evitarás que el desorden prolifere rápidamente. Dejar las cosas en cualquier sitio debido a las prisas nunca es una buena idea; tomarte un momento para ordenar hará que ahorres mucho tiempo después y que puedas invertirlo en cosas más importantes para ti.

Otra clave para mantener el orden es no dejar para después lo que puedes hacer ahora. Establece rutinas o ayúdate de listas para que no te quede nada pendiente: haz la cama antes de irte a trabajar, prepara la ropa del día siguiente la noche anterior u ordena y limpia la cocina a medida que vas haciendo tus recetas.

almacenamiento

Aunque el orden es positivo, nunca se debe caer en extremismos. Hay que asumir con naturalidad que siempre (o casi siempre) puede haber algo fuera de sitio y no obsesionarse con ello. Si estás ordenando continuamente no te quedará tiempo para dedicar a otras cosas, por lo que ordenar se volvería algo contraproducente. Mantener cierto orden en tus estancias es en general algo muy positivo, pero no te preocupes demasiado si te resulta una tarea difícil porque el desorden también aporta un toque de creatividad e informalidad muy necesario. La clave está en encontrar el equilibrio y no superar los límites que suman a tu hogar y a ti en el caos del desorden.

All comments

Leave a Reply