El hygge en invierno

El hygge en invierno

Hoy os volvemos a hablar del Hygge, ese concepto que nos gusta tanto nacido en Dinamarca, país, que según encuestas realizadas por la ONU, es el más feliz del mundo. Para los que no hayáis leído el post anterior sobre el Hygge en primavera, os recordamos que no tiene una fácil traducción al español, sí puede explicarse como “algo acogedor” que produce bienestar, relax, sensación de libertad…y  no solo en tu hogar sino que es un concepto que va más allá: es una actitud total ante la vida.

En nuestro post de hoy os contamos cómo aplicar el Hygge este invierno en tu hogar y la manera de ponerlo en práctica con tu familia y amigos.

El secreto: disfrutar de las pequeñas cosas

En invierno, al tener menos horas de sol y al hacer más frío tendemos a estar mucho más tiempo en casa; es por ello que debemos aprender a contemplar los pequeños detalles que nos rodean y a abrir nuestra mente para dejar a un lado el estrés o aquellas cosas que nos impiden disfrutar de las cosas que sí merecen la pena.

Leer un libro, tomar una taza de café o simplemente contemplar el paisaje, son pequeñas acciones de las que puedes disfrutar.

el hygge en invierno

Crea una atmósfera especial

Una chimenea encendida, interiores con muebles de madera, velas, mantas en el sofá, luz suave y café. Estos son algunos de los elementos esenciales para crear esta atmósfera HyggeNo satures el espacio con mucha decoración, ten en cuenta que el ambiente que nos rodea influye mucho en nuestro estado de ánimo; por ejemplo una habitación desordenada puede hacer que se nos quiten las ganas de hacer algo.

Ponte cómodo y disfruta

Siéntate frente a la chimenea con tu manta favorita, ropa cómoda y calcetines de lana mientras bebes un té o café caliente y lees ese libro que tenías tantas ganas. Tómate tu tiempo, sin prisas ¿a que ahora tu café sabe todavía mejor? Después sumérgete bajo ese edredón de plumas y mira como llueve o nieva por la ventana mientras piensas “qué bien se está en casa”.

el hygge en invierno

Y por último compártelo

Aunque el Hygge se puede disfrutar de forma individual, comparte esos momentos. Crea un círculo íntimo con pocas personas de confianza o con las que te sientas más a gusto. Haz un pastel e invita a tu familia o amigos, mejor si es en petit comité ya que el momento y la charla será más relajada.

No esperes más y aplica en Hygge este invierno, te regalará mil y un momentos especiales.

All comments

Leave a Reply