No dejes de lado tu pasillo

No dejes de lado tu pasillo

Los pasillos suelen ser uno de los espacios más infravalorados de todo nuestro hogar. Su naturaleza de zonas de paso o distribuidores provoca que, al no permanecer en ellos mucho tiempo, no nos esforcemos tanto en su decoración. Sin embargo al hacer esto no nos damos cuenta de que estamos perdiendo el gran potencial que tienen los pasillos para convertirse en áreas realmente interesantes. ¿Quieres que tu corredor se convierta en un lugar donde apetezca quedarse un rato más de lo habitual? A continuación te dejamos unos trucos para conseguirlo.

¡Que se haga la luz!

Pasillos hay de muchos tipos, pero todos tienen una cosa en común: la iluminación puede transformarlos completamente, tanto para bien como para mal. Lo primero a tener en cuenta es la posibilidad de aprovechar la luz natural. Contar con alguna ventana en el pasillo es una gran ventaja, pero si eres de los que no gozan de este privilegio en su hogar, ¡no desesperes! Puedes favorecer el paso de la luz colocando puertas acristaladas o eliminándolas por completo.

En cuanto a la iluminación artificial, lo mejor es apostar por la colocación de focos empotrados distribuidos en función de las características de tu pasillo. Este tipo de luces van bien con casi cualquier tipo de decoración y economizan el espacio, por lo que resultan especialmente adecuadas para pasillos no muy altos. Si tienes la suerte de tener un espacio más amplio, puedes apostar por lámparas de techo o por apliques de pared.

Equilibra los espacios

El efecto túnel es una sensación visual indeseada que afecta a los pasillos y hace que nos parezcan más largos y estrechos cuanto mayor es la altura del techo. Si tu pasillo es alto, es buena idea que coloques lámparas colgantes, vigas o cualquier otro elemento que visualmente haga parecer más baja esta estancia. Pintar de colores oscuros el techo también provoca este efecto. Si por el contrario tu pasillo es bajo, apuesta por los colores claros, los focos empotrados o un papel pintado con rayas verticales.

Por otra parte, debemos tener en cuenta que la zona de paso mínima para que una persona se desplace cómodamente por el pasillo no debe ser inferior a 90 centímetros. Si tu corredor es más bien estrecho elige tonalidades claras en las paredes y coloca espejos, que además de multiplicar la luz harán que el espacio parezca mucho más grande. Coloca muebles auxiliares solo si el espacio te lo permite, y opta mejor por aquellos que tengan poca profundidad.

Foto superior: Nueva sección de muebles auxiliares (zapateros, cómodas, armarios, consolas) en Merkamueble Vigo.

Funcionalidad y estilo a partes iguales

Nunca debemos olvidar que un pasillo es una zona de paso, por lo que es esencial que sea totalmente funcional. Por ello es muy importante que no recarguemos la zona y que respetemos siempre la proporción entre el espacio del que disponemos y los objetos de decoración. Coloca los muebles y demás accesorios de decoración de modo que no supongan un estorbo y sobre todo en sitios donde no supongan un riesgo para la seguridad de los habitantes de la casa. Si la anchura de tu pasillo lo permite, elige muebles que añadan practicidad y amplíen el espacio de almacenaje del hogar: unos armarios empotrados, una moderna librería, una estantería, un pequeño banco para sentarse… las posibilidades son casi infinitas, encuéntralas en Merkamueble.

Sea como sea tu pasillo, ahora ya puedes sacarle el máximo partido gracias a nuestros consejos. Si todavía tienes dudas sobre cómo decorar esta zona de la casa, en Merkamueble te asesoramos sobre cuáles son las mejores opciones para ti. Seguro que empezarás a ver tu pasillo con otros ojos.

All comments

Leave a Reply