Cambio de estación en tu armario

Cambio de estación en tu armario

¡El otoño ya está aquí! Los largos días de sol y calor poco a poco van quedando atrás y muy pronto tendremos que empezar a sustituir las mangas cortas y los tejidos frescos de verano por jerséis, abrigos y bufandas. El comienzo de la nueva estación suele ser momento de realizar un cambio de armario y de poner todo nuevamente en orden, una actividad que puede llegar a resultar tediosa si no sabemos cómo hacerla correctamente. Hoy te damos algunos consejos para que esta situación no te sobrepase y también para conseguir un armario o vestidor que te facilite esta recurrente tarea.

Los básicos de un buen vestidor

Muchos de los quebraderos de cabeza que nos dan los cambios de ropa que tenemos que hacer en nuestro armario cada estación pueden evitarse en función de una importante decisión que viene de antes: el diseño de nuestro vestidor. Tanto si estás amueblando tu nueva casa como si te apetece renovar por completo esa zona, es muy importante que tengas unos cuantos aspectos en cuenta.

En primer lugar, ten en cuenta el espacio del que dispones. Tener una habitación entera dedicada al vestidor es genial, pero si solo puedes permitirte que ocupe un rincón de tu habitación, ¡no desesperes! Hay soluciones de almacenaje perfectas sea cual sea la situación. Quizá te baste con comprar un armario o una cómoda, o quizás tengas que recurrir a diseñar muebles a medida para optimizar al máximo el espacio. En Merkamueble tienes una amplia variedad de modelos entre los que elegir, y si ninguno se adapta a tus necesidades también puedes crear tu armario a medida o pedirnos asesoramiento si no sabes por dónde empezar. Dedica algo de tiempo a planear qué tipos de huecos necesitas en el armario según las prendas (zapatos, bolsos, abrigos largos…) y elige los accesorios más adecuados (pantaloneras, barras, baldas, cajones…) para aprovechar bien el mueble.

Por último no te olvides de incluir un espejo en la habitación o zona donde se encuentre el vestidor o armario, y si eres de los afortunados que disponen de más espacio, puedes añadir un asiento para descalzarte, un tocador, un diván o incluso una isla central para tus accesorios.

Ropa siempre en orden

Aunque no lo creas, puedes facilitar mucho el momento del cambio de armario si eres ordenado con tu ropa. Si tienes cada cosa en su sitio serás más consciente de qué prendas posees y no te encontrarás con ropa perdida en el momento de vaciar el armario. De esta forma puedes ir conservando lo que realmente te gusta y desechando lo que no usas a lo largo de todo el año. Esto te ahorrará verte rodeado de una montaña de prendas que no sabías ni que tenías y también te evitará tener que enfrentarte a la decisión de deshacerte de ellas el mismo día que realizas tu cambio de armario.

Realiza el cambio de armario con éxito

Reconozcámoslo, a veces ser previsor y ordenado, aunque facilita las cosas, no te evita todos los agobios que supone el intercambio de ropa entre una temporada y otra. Así que cuando llegue el momento, no lo dudes: tira o dona todas aquellas prendas que no te pongas desde hace meses. Olvídate de todos tus por si acasos; no harán más que ocupar valioso espacio en tu armario.

Una vez que decidas qué ropa quedarte, lávala y dóblala para que no se deteriore, y a ser posible guárdala en bolsas y cajas de tela para que esté aireada. Si tienes muy poco espacio una muy buena solución puede ser utilizar bolsas al vacío. Por último puedes optar por poner un ambientador para ropa o un saquito de olor allí donde almacenes tus prendas de verano, así tu ropa se conservará fresca y con buen aroma hasta que vuelvas a incorporarla nuevamente a tu armario.

All comments

Leave a Reply