Trabajando en casa

Trabajando en casa

El trabajo desde casa se está convirtiendo en algo cada vez más habitual. Ya sea porque tenemos un teletrabajo o porque nos llevamos parte de las tareas a casa, a veces se hace indispensable tener un espacio de nuestra vivienda dedicado exclusivamente a esta actividad. Conseguir una zona de trabajo que sea práctica, bonita y que además encaje con nuestro hogar no es algo fácil, por eso hoy te damos unos tips para que conviertas este espacio en un lugar perfecto para que tus tareas laborales se hagan más llevaderas.

Empieza por lo básico

Lo primero es lo primero, así que antes de ponerte a elegir muebles solo por su diseño es necesario que tengas en cuenta unas cuantas cosas. La zona de trabajo es un lugar donde probablemente pasarás bastante tiempo por lo que es esencial que te encuentres 100% cómodo en ella. Elige un asiento que te permita mantener una postura sana y confortable y que mantenga tu espalda recta a 90˚ de la superficie de trabajo. Tienes sillas de muchos tipos: sencillas, giratorias, elevables, sillas-butaca… así que elige la que mejor se adapte a ti. Por otro lado, si vas a trabajar con un ordenador también debes procurar que el monitor esté siempre a la altura de tus ojos. En cuanto a la iluminación, lo mejor es que la luz incida de forma lateral para evitar que tu vista se canse.

Cuestión de espacio

Si eres una de esas personas que pueden destinar una habitación de su casa a su zona de trabajo, ¡enhorabuena! Un despacho separado del resto de zonas te evitará distracciones innecesarias y hará más fácil la creación de un ambiente productivo. No obstante, la gran mayoría de personas cuentan con el espacio justo en su vivienda. Antes de que decidas convertir la cama o el sofá en tu improvisada zona para trabajar, te recomendamos que busques un rincón donde establecer tu pequeña oficina. Si no tienes mucho espacio, lo mejor es que apuestes por escritorios estrechos, mesas auxiliares o incluso escritorios plegables y que aproveches al máximo la pared para crear espacio de almacenaje: baldas, revisteros, barras con botes colgados a modo de lapiceros… Y si quieres una sensación extra de espacio, no olvides apostar por el blanco o por el cristal, ya que proporcionarán más luminosidad y amplitud.

Equilibra funcionalidad y estilo

Esta es quizás una de las partes más complicadas a la hora de crear un espacio para trabajar. Si no quieres que esta zona se convierta en un lugar demasiado frío y aséptico, o al contrario, que acabe llena de objetos inútiles, es importante que busques el equilibrio. Para mantener el orden en la zona invierte en cajas, archivadores y organizadores y elige dispositivos inalámbricos para evitar los líos de cables. También pueden resultarte muy útiles los planificadores como pizarras o corchos. Por último dale tu toque personal al espacio con alguna planta, una vela de un aroma que te encante o un cuadro con una frase inspiradora: son pequeños detalles deco que te harán sentirte más a gusto cuando trabajes.

Si estás pensando en crear o mejorar tu zona laboral en casa, en Merkamueble podrás encontrar todo los elementos necesarios para conseguir el espacio de trabajo perfecto. Escritorios de aires nórdicos, mesas para espacios pequeños o cómodas sillas-butaca te están esperando en nuestra tienda junto con otras muchas piezas de mobiliario ideales para trabajar.

All comments

Leave a Reply