Tips para dormir a gusto en verano

Tips para dormir a gusto en verano

Las noches veraniegas pueden ser fantásticas para organizar planes fuera de casa, pero cuando el termómetro no baja lo suficiente al caer el sol la tarea de dormir puede volverse más complicada que nunca. El calor excesivo puede impedirnos conciliar el sueño, y a esto se le suman otros inconvenientes propios de la época, como los mosquitos. Quizás no puedas solucionar esta situación al 100% a no ser que te encierres en tu habitación y pongas el aire acondicionado a tope, pero si no es tu caso, hoy te damos unos cuantos consejos para reducir las incomodidades de las noches estivales y poder dormir a pierna suelta. ¡Comenzamos!

Acondiciona tu cama

Uno de los primeros lugares en los que te tienes que fijar es, obviamente, tu cama. Este espacio está repleto de materiales y textiles que, de no escogerse bien, contribuirán a que pases una mala noche.

Lo primero que se ha de hacer cuando llega el verano es dar la vuelta al colchón para poner hacia arriba la cara de verano, elaborada con materiales mucho más frescos y transpirables que la de invierno. Si tu colchón no tiene estas características, darle la vuelta también ayudará a airearlo un poco, pero igualmente te recomendamos la compra de uno que tenga sus caras distintas. Sobre el colchón coloca una funda, ya que además de aportar un plus de higiene actúa como barrera térmica entre el colchón y tu cuerpo. Las fundas de verano no deben ser ni impermeables ni de rizo (incrementan la temperatura y favorecen la sudoración) y en su lugar deberemos escoger las de algodón. Por último escoge una ropa de cama muy ligera y fresca; fibras como el algodón, el lino o incluso el bambú son las ideales para estas fechas, mejor si son en tonos blancos o pasteles. Aun así no olvides tener a mano un plaid o manta ligera; a veces refresca de madrugada y nos será muy útil si no queremos levantarnos al día siguiente con un buen resfriado estival.

Alíate con la naturaleza

Como se suele decir, la naturaleza es sabia, y esta también puede aportarte remedios para dormir mejor en las noches de verano. Para empezar, coloca plantas purificadoras en el dormitorio para limpiar el aire y conseguir un ambiente más fresco. Si riegas las plantas de tu casa por la noche (tanto las del interior como las del exterior) conseguirás generar una agradable y refrescante brisa que te ayudará a conciliar el sueño. Y si tienes esa suerte, tener una fachada vegetal de hiedra o enredaderas en tu casa también te ayudará a enfriar su interior.

¿Las plantas no son lo tuyo? No te preocupes, los motivos naturales, ya sea en estampados u objetos decorativos, también te aportarán una sensación de frescor inmediata. Viste tu hogar de inspirándote en los bosques, el mar o cualquier otro paisaje que te cree esa sensación agradable y relajante perfecta para irse a dormir.

Aíslate de las incomodidades veraniegas

A veces es posible evitar que lo peor de las noches de verano llegue hasta los pies de tu cama si eres un poco prevenido. Durante el día asegúrate de mantener las persianas bajadas y las ventanas cerradas y extiende los toldos si los tienes; de esta manera estarás creándole una barrera al calor.

Si lo que te preocupa son los insectos nocturnos, asegúrate de tener las luces apagadas cuando abras las ventanas por la noche. También puedes plantearte instalar un dosel antimosquitos en tu cama, que además de protegerte contra las picaduras resulta muy decorativo.

Controla la circulación del aire

Conocer los movimientos del aire en tu casa es la clave para poder mantener un ambiente agradable de día y, por supuesto, de noche. Averigua cuáles son las puertas y ventanas por las que el aire circula hacia afuera y cuáles por las que se mueve hacia el interior de tu casa; así podrás crear corrientes cuando lo necesites abriéndolas o cerrándolas. También debes cambiar tus hábitos de ventilación y realizar esta tarea solo durante la mañana (antes de que apriete el calor) y por la noche, además de hacerlo durante poco tiempo.

All comments

Leave a Reply