Cocinas pequeñas, grandes soluciones

Cocinas pequeñas, grandes soluciones

A priori, tener una cocina muy pequeña puede resultar poco funcional. En un ambiente de la casa tan usado como este, tener más metros cuadrados siempre se traduce en una mayor practicidad. Sin embargo, tener un sitio limitado no tiene por qué ser un problema si sabes cómo aprovecharlo al máximo. Hoy te contamos qué puedes hacer si estás en esta situación y quieres una cocina pequeña, pero funcional y con estilo.

Grande parece, pequeña es

El enemigo número uno de las cocinas pequeñas es sin duda la falta del luz. Cuanta menos iluminación, más sombras se generarán y más reducido parecerá todo. Así que lo primero que debes hacer es elegir los elementos de tu cocina tratando de maximizar al máximo esa luz. Para empezar opta por mobiliario blanco, o en su defecto de tonos suaves o madera clara. También es buena idea integrar materiales reflectores, como acabados brillantes, cristal o incluso espejos. Y si tienes ventanas, ¡no las tapes! Prescinde de cortinas o estores o si no te gusta opta por telas muy finas que se puedan recoger bien y dejar el espacio lo más despejado posible.

Trata de seguir una uniformidad en toda la cocina y apuesta por elementos lisos, sin estampados: así conseguirás alargar visualmente la estancia. La geometría también es una gran aliada en estos casos: sigue líneas rectas en el mobiliario, evita salientes e incluso prescinde de tiradores (puedes incorporar puertas y cajones de apertura a presión, por ejemplo). Al tener una cocina pequeña también puedes optar por diseñarla a medida, ya que no tendrás que invertir tanto en muebles como en una más grande, y aprovechar para quitarle centímetros a la encimera. ¡Te garantizamos que lo notarás mucho!

La distribución perfecta

En una cocina las personas se han de mover con relativa comodidad. Para lograr esto en un espacio pequeño es vital contar con una buena distribución. Así, si tu cocina es alargada lo mejor es la distribución en línea, mientras que si tiende más hacia lo cuadrado el mobiliario enfrentado en paralelo o la distribución en L serán las opciones ganadoras. Lo importante en estos casos es dejar el mayor lugar de paso libre.

Si te falta espacio horizontal, ¿por qué no aprovechar la altura? Eleva los muebles y no dejes centímetros entre estos y el techo, ya que cualquier rincón puede valerte para guardar cosas. También puedes integrar los electrodomésticos, el cubo de la basura… en el mismo conjunto de mobiliario o incluso ocultarlos detrás de paneles para que se noten lo mínimamente.

Por último y siempre que sea viable, valora la posibilidad de unir la cocina al comedor o salón eliminando tabiques. Si el open concept no es lo tuyo, entonces también puedes optar por instalar puertas correderas, de cristal o realizar un cerramiento de cristal, que permite una mayor amplitud visual sin perder la independencia de la estancia.

Maestros del almacenaje

Ah, el orden… ese gran enemigo de toda cocina es incluso más difícil de combatir cuando el espacio es pequeño. ¡Pero tranquilo! Hoy en día hay todo tipo de soluciones para tener todo organizado y a buen recaudo sin mucha dificultad. Instalar bandejas extraíbles que se recogen en el interior de los muebles, usar cajones deslizantes en vez de puertas, colocar barras para colgar utensilios en la pared, colocar tapas adaptadas al fregadero para maximizar la encimera, usar mesitas o carritos con ruedas para un almacenaje extra… Tienes muchas opciones para incorporar a tu cocina de pequeñas dimensiones, lo importante es que tú mantengas el orden y no dejes nunca demasiadas cosas a la vista.

¡Listo! Ahora ya sabes los trucos fundamentales para que tu pequeña cocina no lo parezca tanto. Recuerda que en Merkamueble podemos diseñar tu cocina a medida para adaptarla al 100% al espacio del que dispongas. ¡Pregúntanos!

All comments

Leave a Reply