Los conceptos clave de la decoración de interiores

Los conceptos clave de la decoración de interiores

El de la decoración es un mundo muy amplio y, como no podía ser de otro modo, lleno de terminología para definir sus distintas realidades. Cualquier persona puede decorar su casa con un poco de gusto y las directrices adecuadas, así que hoy te lo hacemos un poco más fácil enseñándote algunos de los conceptos básicos utilizados por los diseñadores de interiores.

Idea rectora

La idea rectora es el germen de todo proyecto de decoración que se precie. Es la base, la guía a partir de la cual se desarrolla todo el proceso creativo y que da sentido a todos los elementos que se van a utilizar. Sin ella solo conseguiremos decorar a lo loco, perdiendo esa perspectiva de unidad y coherencia que tan buenos resultados proporciona. Esta idea rectora puede ser un elemento específico o una idea abstracta, que deberá constituirse como eje central de la decoración.

Equilibrio y armonía

El equilibrio y la armonía son conceptos que dependen directamente de la elección y de la distribución de los distintos elementos decorativos en una estancia. Uno de los errores más frecuentes cuando decoramos tiene que ver precisamente con eso, con una mala disposición de los objetos y con no tener en cuenta sus dimensiones, originándose en consecuencia espacios completamente desequilibrados. Para acertar en este punto primero debemos evaluar el lugar que queremos decorar y tener en cuenta el peso visual de los elementos que queremos incorporar, así como su sentido. Para lograr la sensación de equilibrio y armonía, todo debe estar proporcionado y concordar entre sí, sin generar distorsiones visuales.

Funcionalidad

Este es un concepto ampliamente conocido, pero esencial para lograr una decoración exitosa. Pueden lograrse estancias increíbles a nivel visual y estético, pero de nada servirán si los que van a interactuar con ellas no les pueden sacar provecho. La funcionalidad tiene que ver con poner las necesidades de las personas en primer lugar, con solucionar problemas y dotar de una función a los espacios. Es decir, hay que hacer a la decoración útil, además de bonita.

Estética y belleza

Sí, la belleza es algo relativo. Existen mil y un estilos y propuestas decorativas posibles, que a unos pueden parecerles preciosas y a otros un completo horror. Sin embargo este concepto tiene que ver, más allá de gustos personales, con lograr una coherencia estética. No por nada la belleza es uno de los objetivos principales de la decoración, que busca mejorar la apariencia de un lugar.

Innovación

La decoración, al igual que la moda, es como un ser vivo en constante evolución. No es algo estático e invariable, sino que siempre busca reinventarse y darle una vuelta a lo ya establecido. La innovación es esencial para conseguir ese objetivo, y nunca debemos perderla de vista a la hora de vestir una estancia. Estar al día de nuevas tendencias y corrientes y aplicarlas, dándole nuestro propio toque personal para crear algo único, es un valor fundamental en la decoración de interiores.

Contraste o contraposición

Una estancia demasiado uniforme y plana puede acabar resultando aburrida decorativamente hablando. Para evitar esto y hacer de cada espacio un lugar más interesante está el concepto del contraste o contraposición. Se pueden lograr contrastes con el color, las texturas, los materiales… lo importante es generar un juego que rompa con la homogeneidad y llame la atención. Esto también hará resaltar todavía más la belleza de nuestros espacios.

All comments

Leave a Reply